La única certeza

11-Reasons-Why-Its-Important-to-Follow-Your-Dreams

Según el diccionario la certeza es el conocimiento seguro y claro de algo, dice también que es la adhesión de la mente a algo, sin temor a errar. Y, como bien sabemos, a la vida no le interesa lo seguro, en especial no se concibe la vida sin la posibilidad de que existan errores. La vida, por su naturaleza, es incierta. No es posible preveerla y no es posible controlarla. O, en otras palabras, que la vida es puta pues, para que nos entendamos.

Con quien se lleva de las mil maravillas la vida es con la incertidumbre, con ella siempre va de la mano. Pero, hay ciertos momentos, en que esa incertidumbre se vuelve más prominente. Etapas en la vida en que existen mil dudas y la enorme cantidad de… cero respuestas. Cero certezas. Creo que todos los que me leen ya habrán pasado o actualmente pasan por un momento así.

En eso pensaba ayer y volvía siempre a la misma idea, que es lo que les quiero compartir hoy. Sí hay algo de lo que siempre podemos estar seguros, sí hay una certeza y es esta: nunca nada de valor va a ocurrir en nuestras vidas sin antes haberlo buscado. ¿Que les estoy diciendo algo obvio? Sí, pero muchas veces son los conceptos más evidentes los que olvidamos. A ver, me extiendo un poco más.

Hace tiempo escribí aquí mismo un post en que platicaba un poco sobre la importancia de tener claro lo que se desea. Ese es el primer paso. ¿Qué clase de vida es una en la que no se sabe qué se quiere hacer con ella? Miren que la vida es corta y no da tiempo ni oportunidad de hacerlo todo pero lo básico es definir qué se desea. ¿Cómo vivir sin aspiraciones y sin sueños? ¿Cómo vivir sin metas por las cuales esforzarse? Y si me dicen que se puede, sí, claro que se puede. Hay miles, no, hay millones de personas que viven sin un propósito, que viven sin sueños. Pero, ¿qué vida es esa? La vida de un vegetal o un animal. Una vida donde los días, los meses y los años pasan sin ton ni son. Se trabaja para sobrevivir y… eso es todo. ¿Luego? Luego la persona se muere y punto. ¿Qué satisfacción puede dejar una vida así? No sé ustedes, pero entre la opción de vivir vacío y sin aspiraciones y la de vivir luchando por cumplir sueños, yo sé perfectamente cuál prefiero.

Ok, el paso uno es tener claro qué se desea, plantearse objetivos, visualizar sueños. El segundo paso es también una tremenda obviedad. El segundo paso es tomar acción. Y si me preguntan por qué necesito decir algo tan evidente es porque es increíble la cantidad de veces que nos estancamos en desear algo, en imaginar algo que nos gustaría vivir y luego no lo buscamos.

Repito, nada, absolutamente nada de valor en la vida nos va a venir a encontrar. Hay que ir y buscarlo. La vida no premia la pasividad. Ojo, que sí premia la paciencia, que pasividad y paciencia no son la misma cosa. Pero la pereza, la inercia, el desánimo, eso nunca jamás encuentra recompensa. Y esto es cierto para cualquier ámbito de la vida que se les ocurra. El personal, profesional, académico, familiar, económico, espiritual, conyugal, etc. En ningún ámbito algo bueno y valioso llega sin esfuerzo, sin dedicación, sin empeño y perseverancia.

Ahora, tengamos algo claro, tampoco el esfuerzo está automáticamente premiado. Es muy posible y ocurre muchísimas veces, que alguien ponga su máximo esfuerzo en algo y no alcance sus objetivos. Eso pasa porque como ya lo dije, la vida es puta. Pero hay una enorme diferencia entre el que nunca lo intentó y el que no lo logró. La diferencia es que uno vivió una vida con propósito, con sentido y con ilusión y el otro vivió una vida vacía, sin rumbo, estática, vegetativa.

¿Están pensando que el sueño asusta? ¿Que es difícil? ¿Que casi parece inalcanzable? Muy bien! Los felicito. Si no fuera así no valdría la pena. Pero que eso sea cierto no debe restringirlo, no debe atraparlo y encarcelarlo únicamente en el ámbito de los sueños. Hay que intentar alcanzarlo. Se puede lograr o quizás no, pero la satisfacción de haberlo buscado y el sentido de propósito que eso da ya sería una buena recompensa.

Recuerden, en medio de la incertidumbre de la vida la única certeza es esta: si alguien no va en busca de sus sueños, nunca, nunca los va a vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: